Imagen casi perdida.

Eres como la luz alta y delgada. 
Como el viento eres clara sin saberlo. 
Vacila tu actitud como la tarde 
suavemente inclinada sobre el mundo. 

 Eres hecha de sueños olvidados 
y te olvido de pronto, como a un sueño; 
mi corazón te busca como el humo 
busca la altura y hacia ella muere. 

Como una tibia flor te lleva el día 
prendida entre sus labios. Eres alta, 
azul, delgada, y recta como un silbo. 
Te recuerdo de pronto como a un sueño.

Eduardo Carranza.