Entradas

Tiempo sin tiempo:

Preciso tiempo necesito ese tiempo  que otros dejan abandonado  porque les sobra o ya no saben  que hacer con él  tiempo  en blanco  en rojo  en verde  hasta en castaño oscuro  no me importa el color  cándido tiempo  que yo no puedo abrir  y cerrar  como una puerta 
tiempo para mirar un árbol un farol  para andar por el filo del descanso  para pensar qué bien hoy es invierno  para morir un poco  y nacer enseguida  y para darme cuenta  y para darme cuerda  preciso tiempo el necesario para  chapotear unas horas en la vida  y para investigar por qué estoy triste  y acostumbrarme a mi esqueleto antiguo 
tiempo para esconderme  en el canto de un gallo  y para reaparecer  en un relincho  y para estar al día  para estar a la noche  tiempo sin recato y sin reloj 
vale decir preciso  o sea necesito  digamos me hace falta  tiempo sin tiempo.

Mario Benedetti.

Todo lo contrario:

Colecciono pronósticos
anuncios y matices
y signos
y sospechas
y señales

imagino proyectos de promesas
quisiera no perderme
un solo indicio

ayer
sin ir más lejos
ese ayer que empezó siendo aciago
se convirtió en buen día
a las nueve y catorce
cuando vos
inocente
dijiste así al pasar
que no hallabas factible
la pareja
la pareja de amor
naturalmente

no vacilé un segundo
me aferré a ese dictamen

 porque vos y yo somos
la despareja.

Mario Benedetti.

Enamorarse y no.

Cuando uno se enamora las cuadrillas  del tiempo hacen escala en el olvido  la desdicha se llena de milagros  el miedo se convierte en osadía  y la muerte no sale de su cueva  enamorarse es un presagio gratis  una ventana abierta al árbol nuevo  una proeza de los sentimientos  una bonanza casi insoportable  y un ejercicio contra el infortunio  por el contrario desenamorarse  es ver el cuerpo como es y no  como la otra mirada lo inventaba  es regresar más pobre al viejo enigma  y dar con la tristeza en el espejo.
Mario Benedetti.

Sirena:

Tengo la convicción de que no existes  y sin embargo te oigo cada noche  te invento a veces con mi vanidad  o mi desolación o mi modorra  del infinito mar viene su asombro  lo escucho como un salmo y pese a todo  tan convencido estoy de que no existes  que te aguardo en mi sueño para luego.
Mario Benedetti

Teoría de conjuntos:

Cada cuerpo tiene  su armonía y  su desarmonía.  En algunos casos  la suma de armonías  puede ser casi  empalagosa.  En otros  el conjunto de desarmonías  produce algo mejor  que la belleza.

Mario Benedetti

No verte:

Un día y otro día y otro día.
No verte.

Poderte ver, saber que andas tan cerca,
que es probable el milagro de la suerte.
No verte.

Y el corazón y el cálculo y la brújula,
fracasando los tres. No hay quien te acierte.
No verte.

Miércoles, jueves, viernes, no encontrarte,
no respirar, no ser, no merecerte.
No verte.

Desesperadamente amar, amarte
y volver a nacer para quererte.
No verte.

Sí, nacer cada día. Todo es nuevo.
Nueva eres tú, mi vida, tú, mi muerte.
No verte.

Andar a tientas (y era mediodía)
con temor infinito de romperte.
No verte.

Oír tu voz, oler tu aroma, sueños,
ay, espejismos que el desierto invierte.
No verte.

Pensar que tú me huyes, me deseas,
querrías encontrarte en mí, perderte.
No verte.

Dos barcos en la mar, ciegas las velas.
¿Se besarán mañana sus estelas?

Gerardo Diego