Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2016

Poema 1

Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos,
 te pareces al mundo en tu actitud de entrega.
 Mi cuerpo de labriego salvaje te socava
 y hace saltar el hijo del fondo de la tierra.
 Fui solo como un túnel. De mí huían los pájaros
 y en mí la noche entraba su invasión poderosa.
 Para sobrevivirme te forjé como un arma,
 como una flecha en mi arco, como una piedra en mi honda.
 Pero cae la hora de la venganza, y te amo.
 Cuerpo de piel, de musgo, de leche ávida y firme.
 Ah los vasos del pecho! Ah los ojos de ausencia! 
 Ah las rosas del pubis! Ah tu voz lenta y triste!
 Cuerpo de mujer mía, persistirá en tu gracia.
 Mi sed, mi ansia sin limite, mi camino indeciso!
 Oscuros cauces donde la sed eterna sigue,
  y la fatiga sigue, y el dolor infinito.

Pablo Neruda

Después de las fiestas:

Y cuando todo el mundo se iba
 y nos quedábamos los dos 
 entre vasos vacíos y ceniceros sucios,
 qué hermoso era saber 
 que estabas ahí como un remanso,
 sola conmigo al borde de la noche, 
 y que durabas, eras más que el tiempo,
 eras la que no se iba
 porque una misma almohada 
 y una misma tibieza
 iba a llamarnos otra vez 
 a despertar al nuevo día,
 juntos, riendo, despeinados

Julio Cortázar

La vida es un sueño:

Es verdad, pues:reprimamos   esta fiera condición,  esta furia, esta ambición,  por si alguna vez soñamos.   Y sí haremos, pues estamos   en mundo tan singular,   que el vivir sólo es soñar;  y la experiencia me enseña,   que el hombre que vive, sueña   lo que es, hasta despertar. 
 Sueña el rey que es rey, y vive   con este engaño mandando,   disponiendo y gobernando;  y este aplauso, que recibe  prestado, en el viento escribe   y en cenizas le convierte   la muerte (¡desdicha fuerte!):   ¡que hay quien intente reinar   viendo que ha de despertar   en el sueño de la muerte! 
 Sueña el rico en su riqueza,  que más cuidados le ofrece;  sueña el pobre que padece   su miseria y su pobreza;   sueña el que a medrar empieza,   sueña el que afana y pretende,   sueña el que agravia y ofende,   y en el mundo, en conclusión,  todos sueñan lo que son,   aunque ninguno lo entiende. 
 Yo sueño que estoy aquí,  destas prisiones cargado;  y soñé que en otro estado   más lisonjero me vi.   ¿Qué es l…

El interrogador

No pregunto por las glorias ni las nieves,   quiero saber dónde se van juntando   las golondrinas muertas,   adónde van las cajas de fósforos usadas.   Por grande que sea el mundo   hay los recortes de uñas, las pelusas,  los sobres fatigados, las pestañas que caen.   ¿Adonde van las nieblas, la borra del café,  los almanaques de otro tiempo?   Pregunto por la nada que nos mueve;  en esos cementerios conjeturo que crece  poco a poco el miedo,   y que allí empolla el Roc.
Julio Cortázar

Happy New Year

Mira, no pido mucho,  solamente tu mano, tenerla  como un sapito que duerme así contento.  Necesito esa puerta que me dabas  para entrar a tu mundo, ese trocito  de azúcar verde, de redondo alegre.  ¿No me prestas tu mano en esta noche  de fin de año de lechuzas roncas? No puedes, por razones técnicas.  Entonces la tramo en el aire, urdiendo cada dedo,  el durazno sedoso de la palma  y el dorso, ese país de azules árboles. Así la tomo y la sostengo,  como si de ello dependiera  muchísimo del mundo, la sucesión de las cuatro estaciones,  el canto de los gallos, el amor de los hombres.
Julio Cortázar 

Para leer en forma interrogativa

Has visto  verdaderamente has visto  la nieve los astros los pasos afelpados de la brisa  Has tocado  de verdad has tocado  el plato el pan la cara de esa mujer que tanto amas  Has vivido como un golpe en la frente  el instante el jadeo la caída la fuga  Has sabido  con cada poro de la piel sabido  que tus ojos tus manos tu sexo tu blando corazón  había que tirarlos había que llorarlos  había que inventarlos otra vez.
Julio Cortázar

Una carta de amor.

Todo lo que de vos quisiera  es tan poco en el fondo  porque en el fondo es todo 
como un perro que pasa,  una colina, esas cosas de nada, cotidianas,  espiga y cabellera y dos terrones,  el olor de tu cuerpo,  lo que decís de cualquier cosa,  conmigo o contra mía, 
 todo eso es tan poco  yo lo quiero de vos porque te quiero.
 Que mires más allá de mí,  que me ames con violenta prescindencia  del mañana, que el grito  de tu entrega se estrelle  en la cara de un jefe de oficina,
 y que el placer que juntos inventamos  sea otro signo de la libertad.
Julio Cortázar 

Lo que necesito de ti.

No sabes como necesito tu voz; 
necesito tus miradas 
aquellas palabras que siempre me llenaban,  
necesito tu paz interior; 
necesito la luz de tus labios 
!!! Ya no puedo... seguir así !!!
...Ya... No puedo 
mi mente no quiere pensar 
no puede pensar nada más que en ti. 
Necesito la flor de tus manos 
aquella paciencia de todos tus actos 
con aquella justicia que me inspiras
para lo que siempre fue mi espina 
mi fuente de vida se ha secado
con la fuerza del olvido... 
me estoy quemando; 
aquello que necesito ya lo he encontrado 
 pero aun !!!Te sigo extrañando!
Mario Benedetti.

RIMA XXIII

Por una mirada, un mundo;
por una sonrisa, un cielo; 
por un beso... ¡Yo no sé 
qué te diera por un beso!

Gustavo Becquer