Proverbios del infierno

La senda del exceso lleva al palacio de la sabiduría. 

La prudencia es una fea y rica solterona cortejada por la incapacidad. 

Quien desea y no actúa engendra la plaga. 

Sumergid en el río a quien ama el agua. 

El necio no ve el mismo árbol que ve el sabio. 

Aquel cuyo rostro no irradia luz nunca será estrella. 

La eternidad está enamorada de las creaciones del tiempo. 

Las horas de la locura las mide el reloj, pero ningún reloj puede medir las horas de la sabiduría.

La necedad es el atuendo de la bellaquería, la vergüenza es el atuendo del orgullo. 

La desnudez de la mujer es obra de Dios. 

Lo que hoy está probado, en su momento era sólo algo imaginado. 

La rata, el ratón, el zorro y el conejo vigilan las raíces; el león, el tigre, el caballo y el elefante vigilan los frutos. 

Del agua estancada espera veneno. 

Nunca sabrás lo que es suficiente a menos que sepas lo que es más que suficiente. 

William Blake