De autobuses y domingos.

La he conocido un día Domingo, de esos días en los que no apetece ni comer, en los que la cama resulta lo mas agradable del día, uno de esos días que transcurren en lo que calificaríamos como <<normal>>, uno de esos días que han decidido ser interrumpidos por  la llegada de ese <<no se que>> que nos obliga a hacer cosas.
Quizá deba culpar a ese <<no se que>> que me hizo salir a caminar en una noche fría, una noche que no parecía tener nada de excepcional, pero si parecía regresar al típico domingo a excepción de que en la parada del bus, este estaba allí.... ¡Una maravilla para un Domingo por la noche! 
He abordado y me he sentado a lado de una chica que he logrado observar reflejada en la ventana, tiene la estatura perfecta, un cabello <<bonito>>, una piel que parece ser de dulce y una sonrisa que seguramente derretiría a cualquiera, ella ha volteado, nuestros ojos se han cruzado y me ha sonreído; ese tipo de sonrisa que a uno le devuelve las horas perdidas, que lo hace inevitablemente sentirse feliz; he descubierto que es una de esas chicas que son puntuales al llegar a casa, que son dulces y tiernas, estoy invadiéndola un poco, es...es... es un perfume dulce, de esos que te hacen sentir sobre nubecillas color rosa; he imaginado lo que representaría llevarla a casa, he sentido el miedo estando allí y la incertidumbre de lo que van a decirnos después, he mirado la aprobación, la expresión de mis conocidos al presentarla, las opiniones de todos al contarles acerca de <<lo nuestro>> y sus preguntas que me hacen sentirme en una entrevista en lugar de una reunión amistosa, he interpretado sus miradas y como la curiosidad por conocerla los esta matando (me he molestado un poco), la he visto lloriquear a mi lado diciendo que tiene miedo, también nos he visualizado hablando en lugar de dormir, le he conocido su risa y he comprendido que es lo que me quita y seguirá quitando el sueño, también la he escuchado decirme "te has tardado en llegar" mientras me sonríe, me derrite, me abraza y me besa las mejillas, he decido que su mano es ideal para la mía, he comprendido que es suave y no le gusta andar de prisa, la he visto morir de sueño y acurrucarse en mi cama, la he visto sintiéndose orgullosa de mi, la he visto...Espera, espera, espera, no te vayas, aun no nos hemos dicho "Hola"....



Itzel Sandoval