La Sirena del Mississippi

-Mis ojos están cerrados, pero te veo. Visualizo. Si fuera ciego, pasaría mi tiempo acariciando tu rostro. Tu cuerpo también. Y si fuera sordo aprendería a leer tus labios con mis dedos así. - Pasa sus dedos por los labios de ella. - Aunque todo termine mal, ha sido un placer conocerle-


La sirena del Mississippi.