¿Que sucedió esta mañana?

La mire confundido. 
Tenía tal aspecto como el de la misma muerte que a no ser por su lenta respiración, cualquier otro la hubiese dado por muerta. 
Sus labios causantes de desvelos se encontraban entre abiertos, sus ojos verdes viajaban en el vació, su mano colgaba de la cama, era hermosa para morir tan joven, solo tenía 17. Era una niña. Mi niña,mi pequeña. 
¿Correr, gritar, abrazarla, una ambulancia? No sabia como actuar, con ella cualquier acto era similar a un juego de azar. Opte por saber que sucedía y en tal escalofriante escenario camine lento... -AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH- el leve movimiento de un pequeño frasco de cristal, altero su paciencia, su grito resonó en la habitacion y fui testigo de como comenzaba a alterarse. Asustado corrí a abrazarla para evitar que se hiciera daño alguno y entonces comenzó a luchar contra mi, golpearme, gritarme. Temeroso, abrí la boca- Linda, tranquila. Saldremos de esta perdóname ah sido mi culpa...- se detuvo y sus ojos me miraron desafiantes,una mezcla de odio, rencor, olvido, tristeza y coraje en ella... 
¡Para mi sorpresa, su cuerpo se encontraba lleno de sangre! ¿Que rayos había sucedido esta mañana?
- Me amas?- dijo mirándome ahora envuelta en llanto, con el maquillaje corrido...de la misma manera en que yo la había conocido...-Nos amo. Te amo- respondí y se acerco a besarme. La bese, no como aquel día; ahora lo hacia dándole el valor que ella merecía. La tome entre mis brazos y entonces encontré el lugar proveniente de aquel rojo líquido...-Nunca fui tan feliz como contigo - siendo esto lo ultimo que escuche de su boca...