Besos primerizos.

Tome su mano y la puse sobre mi hombro, encamine el mechón que caía por su rostro tras su oreja, la mire y entonces nos acercamos tanto que fue inevitable cerrar los ojos para sentirla, su respiración lenta se hacia presente en mis sentidos, entonces nuestros labios chocaron produciendo esa corriente eléctrica que me hacia sentir mas vivo que nunca, sabía que sucedería. Habría un primer beso.